San Valentín y otros amores

el_beso_rodin

Ya saben que hoy se celebra San Valentín, un santo romano del siglo III, allá cuando el emperador Claudio, que nada tiene que ver con el amor humano y al que modernamente se le ha hecho santo y seña de amoríos, de parejas estables y de las de hoy te quiero más que ayer pero mañana ya veremos.

Lo que ha pasado es que a San Valentín se le asignó un día de conmemoración que a alguien se le antojó como el de los indicios primaverales. Bueno, más que antojo fue observación, porque, en efecto, por estos días empieza la primavera a hacer sus guiños, con las primeras flores de los almendros, con las cigüeñas machacando el ajo nupcial y con los gorriones haciendo escandalosos vuelos en busca de novia.

Parece, pues, que es época del despertar del amor. Y mientras las palomas se apichonan y los gallos se estiran machistamente, los comerciantes se pusieron de acuerdo para que hoy todos lleven una prenda de emparejo y vayan ustedes amando y yo ganando. Puede que haya personas que cultiven amores múltiples, lógicamente ficticios y fraudulentos, pero eso nunca será lo mismo que hacer una cosa de mil amores, que no es más que una exageración retórica, que es lo mismo que hacer algo con sumo gusto y complacencia.

Por eso les quería recordar hoy que aparte del amor personal existen otros amores figurados y trasladados, que no es lo mismo pasar la velada al amor de la señora que pasarla al amor de la lumbre. Hay cosas que se hacen por amor… al dinero, a la fama, a los goces. Pero cuando se hacen las cosas por amor al arte es cuando el amor es más verdadero, porque se hace por decisión y sin esperar nada más.

El amor es paciente, es servicial; el amor no tiene envidia, no es presumido ni orgulloso; no es grosero ni egoísta, no se irrita, no toma en cuenta el mal; el amor no se alegra de la injusticia; se alegra de la verdad. Todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo tolera. (…) Tres cosas hay que permanecen: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más grande de las tres es el amor.

1 comentario en “San Valentín y otros amores

  1. Hola Tasio ¿cómo estás?

    El último párrafo es parte de la I Carta de San Pablo a los Corintios. Te incluyo el resto:

    «Aunque hable las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, no soy más que una campana que toca o unos platillos que resuenan. Aunque tenga el don de profecía y conozca todos los misterios y toda la ciencia, y aunque tenga tanta fe que traslade las montañas, si no tengo amor, no soy nada. Aunque reparta todos mis bienes entre los pobres y entregue mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, de nada me sirve.

    El amor es paciente, es servicial; el amor no tiene envidia, no es presumido ni orgulloso; no es grosero ni egoísta, no se irrita, no toma en cuenta el mal; el amor no se alegra de la injusticia; se alegra de la verdad. Todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo tolera. (…) Tres cosas hay que permanecen: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más grande de las tres es el amor».

    Verdaderamente son unas frases para interiorizarlas y ponerlas en práctica en la vida diaria. El mundo cambiaría.

    Recibe un saludo muy cordial,

Responder a José Manuel Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *