Feminismo lingüistico

Femenino_masculino.gif

Feminismo lingüístico, preclara estupidez.

En esta tarde casi invernal, no puedo por menos que sonreir a la lectura de las siguientes líneas:

Soy periodisto y poeto, tengo un amigo atleto y otro futbolisto. Mañana tengo que ir al dentisto y pedir hora para el oculisto. Seguramente sea un poco machisto y no se si soy del todo demócrato. Pero después de escribir esto, me doy cuenta de que al menos no soy tan tonto como la directora del Instituto de la Mujer, Rosa Mª Peris, que pretende, más o menos, que cambiemos nuestra lengua para acoplarla a los dictados de lo que ella entiende por feminismo. Y el resto de los mortales, salvo alguna acérrima seguidora, por simple y llana estupidez.

Ha pedido la señora, que no tiene por lo visto mejores cosas en las que emplear su tiempo, que la Real Academia de la Lengua dé entrada a vocablos, porque, a su juicio, algunos demuestran sexismo a boca llena. Por ejemplo, dice, juez, concejal o miembro. Y propone jueza, concejala y miembra, que mira que éste ya suena tan mal que hasta daría asco serlo. La memez es supina porque, por esa misma regla de tres, habríamos de ser los hombres juezos o concejalos para señalar claramente el sexo del portador.

Y si aplicáramos su propuesta a los vocablos terminados en la, por lo visto, femenina ‘a’, que habitualmente se emplean para señalar ocupaciones o profesiones, acabaríamos en el ridículo primer párrafo con el que empezaba este texto.

Pero no se conforma la Peris con semejante dislate, sino que considerando que le mandaran a freír espárragos, se pone la venda antes que la herida acusando a la Real Academia de la Lengua, y, en vez de asumir que su propuesta es una chorrada mayestática, se suelta el pelo condenando a los integrantes de la institución de “ideología machista” que les impedirá dar tan trascendental paso en la lucha por la liberación e igualdad de la mujer.

Tras ello pasa, en fuga hacia el infinito, de la reivindicación a exigir que en la Academia se imponga la paridad. O sea, que se elija al 50 por 50, masculino y femenino, a sus miembros. Ya no importará cómo escriban o cuánto sepan de la cosa de la lengua, sino que por paridades la mitad habrían de ser mujeres. Pocas hay ahora desde luego, creo que sólo tres, y debiera ir corrigiéndose ese porcentaje a marchas bien rápidas. Pero no a forzar con paridades lo que debe llegar por el reconocimiento del talento.

Ahí se ha quedado, por ahora. Pero no tengo duda de que volverán a la carga. Tienen otras ideas sublimes, seguro. Por ejemplo, que haya que dar también el Cervantes, el Príncipe de Asturias de las Letras y los Nobel de Literatura paritarios, y, puestos a ello, que sea también paritario por Ley todo. Absolutamente todo. Hasta la Loteria. Que se obligue a que toque lo mismo a los hombres que a las mujeres.

Puestos a decir bobadas, a cada cual se nos puede ocurrir una. En clave de discriminación positiva siempre, claro. Aunque el día que me expliquen cómo esa discriminación no produce otra negativa enfrente, entonces tal vez no me suene a insulto eso de miembra. Verdad, jóvenes y jovenas, que diría Carmen Romero, una de las iniciadoras de este esperpento lingüístico.

08.12.2006 por ANTONIO P. HENARES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *