Nuevos buhos corredor A-6

Termina la implantación de los nuevos servicios interurbanos nocturnos en el corredor de la A-6

El Consorcio Regional de Transportes informó que este viernes entrará en funcionamiento la tercera y última fase de la reestructuración del corredor de la A-6, enmarcado en el plan de reordenación y puesta en funcionamiento de nuevos servicios nocturnos en la red de autobuses interurbanos de la Comunidad de Madrid, que comenzó a principios de mayo.

Los nuevos servicios corresponden a las líneas nocturnas en día laborables, sábados y festivos de los municipios Torrelodones, Collado Villalba, Moralzarzal y Cerceda, a través de las líneas:

N602, Madrid (Moncloa)-Torrelodones-Collado Villalba
N603, Madrid (Moncloa)-Moralzarzal/Cerceda.

La red complementaria, en viernes, sábados y vísperas de festivos, incluye prolongaciones de horarios en las líneas: 611, Madrid (Moncloa)-Hoyo de Manzanares; 643, Madrid (Moncloa)-Villanueva del Pardillo; 641, Madrid (Moncloa)-Valdemorillo; 684, Madrid (Moncloa)-Cercedilla (por Guadarrama); 683, Madrid (Moncloa)-Collado Mediano; y 691, Madrid (Moncloa)-Becerril-Navacerrada.

Por último, se indicó que todas estas modificaciones de servicio se recogen en una serie de folletos informativos, editados y distribuidos por el Consorcio Regional de Transportes.

Madridiario

Ver horarios en: Secciones/Municipio El Boalo…/El Boalo

Becas Universidad Antonio de Nebrija Curso 2005-2006

Solicitud de becas de estudios para estudiantes de nuevo ingreso empadronados en los ayuntamientos de Alpedrete, El Boalo-Cerceda-Mataelpino, Galapagar, Hoyo de Manzanares, Las Rozas y Torrelodones.

Enviar por fax, correo postal o electrónico antes del 16 de julio de 2005 impreso de solicitud.

Convocatoria.
La Universidad Antonio de Nebrija convoca en colaboración con los Ayuntamientos de Alpedrete, El Boalo-Cerceda-Mataelpino, Galapagar, Hoyo de Manzanares, Las Rozas y Torrelodones un programa de becas de estudios dirigidas a estudiantes de nuevo ingreso (curso 05-06), empadronados en dichos ayuntamientos, que deseen cursar cualquiera de las carreras universitarias, programas máster o doctorados impartidos por la Universidad Antonio de Nebrija.

VER IMPRESO SOLICITUD:

La misma intensidad en la mirada…

…Hace unos pocos días, estaba dando un relajante paseo por Fuente del Berro, parque cercano a donde resido; paro a descansar en un banco, mi curiosidad me lleva a coger un trozo de papel doblado encima del banco,el papel no era de libro o periódíco, era otro tipo de papel. No suelo ir a menudo por el Parque por lo que no estaba allí para que yo lo cogiera y leyera. Esto decia el papel.

Sé que no soy joven. Los gestos en la cara se han marcado hasta crear unos surcos desleales. La piel cae en pequeñas bolsas irreconocibles y el pelo es ya casi tan blanco como el de mi color habitual.
A veces me miro en el espejo y no me reconozco, aunque por dentro me creo la de siempre. Sé que ando más despacio y la rodilla me duele algunas veces. Que me canso al subir las escaleras. Que los precios de las etiquetas son invisibles sin las gafas.
Ya no me sirven la talla 40, ni la 42, ni la 44, pero a mis nietos no les importa que no vaya con minifalda.
Los ojos se han quedado pequeños, las pestañas escasas, pero curiosamente la intensidad de la mirada es la misma, porque proviene del corazón.
Poco a poco se deforman los pies y las manos. Sube el colesterol y la palabra rehabilitación ha llegado a formar parte de mi vocabulario habitual. Seguro que he perdido algunos centímetros de estatura, y la pérdida de calcio me preocupa. No estoy enferma; no voy al médico habitualmente, pero empiezo a no ser joven, o quizás he terminado ya de serlo.
Pero no importa, no he perdido tanto, o quizás he ganado bastante. Soy mucho más sabia, más reflexiva, más prudente. Como sé que la vida es más corta, la disfruto más. Como pasa más rápida, voy más despacio. Tengo menos amor, pero muchos más trucos para sobrevivir. La misma alegría, pero con una risa que cura tristezas; más tiempo, menos obligaciones, mejores aficiones y una mirada más detenida sobre las cosas.
Y fuera estereotipos. Disfruto igual de la comida. Milagrosamente, no me abandonan mis buenos reflejos conduciendo. Mi entusiasmo por una buena idea es total. Aún creo en lo imposible.
Mi oído para la buena música incluso ha mejorado. Sé que soy buena amiga de mis amigos. He perdido complejos y he desechado inutilidades. Puedo analizar las cosas con más claridad; decir no; ser menos crédula de la realidad y más de la fantasía; relativizar todo, reírme de mí misma y de las cosas; mirar la naturaleza con el mismo asombro, pero con más respeto. He aprendido a amar lo antiguo, a escuchar el pasado, a descubrir el universo. Sé más, aunque recuerdo menos. He descubierto el valor y el valer de tantas mujeres. Y yo misma he conocido otro amor distinto: el que se da y se recibe de los hijos de tus hijos.
Tengo la libertad total que da la vida vivida y reconocida, y me congratulo por ello. Los agobios de la juventud han pasado, y el tiempo es sólo mío y de quien de mí disponga. Me digo: soy más vieja, pero ¿qué he perdido? En realidad, ¿qué he perdido?
Esther Andrés